No es ningún secreto que si quieres alcanzar la libertad financiera, tienes que formar buenos hábitos de ahorro de dinero. Pero mientras que algunas personas pueden tener dificultades para aplicar estrategias de ahorro a su vida cotidiana, hay otros que son realmente adictos a ella. ¿Quieres saber qué tipo de ahorrador eres? Llegaste al artículo indicado.

De hecho, a pesar de los desafíos actuales que la gente tiene con el ahorro de dinero, al 25% de la población en general le resulta doloroso gastar dinero, según un estudio realizado por el profesor George Loewenstein de Carnegie Mellon.

Loewenstein estudió a 13 mil personas para examinar cómo su actividad cerebral respondía tanto a los artículos deseables (dulces) como a los artículos no deseados (el precio del caramelo).

Pero sin hablar de los resultados, probablemente puedes adivinar cómo los participantes respondieron a ver dulces (el cerebro demostró una reacción positiva), pero cuando vieron el precio del caramelo, las regiones de “dolor y disgusto” del cerebro empezaron a mostrar actividad.

Ahorrar dinero es saludable para el cerebro

Pensar sobre tus propias reacciones al descubrir el coste de ciertas cosas puede darte una cierta penetración en tu propia mentalidad sobre ahorrar.

Pero es importante recordar que ser “extremo” sobre cualquier cosa puede ser peligroso y algunas personas están tan preocupados por ahorrar dinero que en realidad puede terminar costándole más en el largo plazo.

Así que si quieres saber qué tipo de ahorrador eres, aquí tienes un vistazo a las características y motivaciones de cuatro tipos diferentes de ahorradores de dinero, junto con algunas de sus trampas y cómo evitarlas.

¿Qué tipo de ahorrador eres?

  1. El Tacaño

La filosofía de este tipo de ahorrado empieza con “Duele gastar dinero” y ya, porque si dicen algo más, creen que puedes cobrarle por eso.

Es una broma pero muy aplicable a este tipo de ahorrador, ya que los tacaños gastan menos de lo que deberían y según lo que dice Loewenstein en su estudio: “Reconocen que deberían gastar más para su propio bienestar”, pero no lo hacen.

Los tacaños o miserables son el tipo de personas que encuentran doloroso gastar dinero y a decir verdad, se disgustan mucho por ello.

De hecho, no gastar dinero representa para ellos uno de los placeres añadidos en la vida pero esto se pasa de límites cuando incluso el gasto en necesidades básicas puede ser un problema para estas personas.

Cómo evitar convertirse en este tipo de ahorrador

Si eres un tacaño pero no quieres serlo nunca más, entonces sólo puede necesitar una nueva estrategia.

Para las personas que tienen dificultades en presupuestar su dinero, sugerimos dividir tu presupuesto en categorías separadas y luego tener cuentas bancarias diferentes para cada una de las categorías.

De esa manera puedes asegurarte de que tienes suficiente dinero que va hacia tus necesidades, ahorros de emergencia y ahorros a largo plazo, antes de gastar lo que consideras ‘dinero extra’.

  1. El economizador

Para los economizadores, la filosofía “Ahorrar dinero me trae alegría” es la que mejor encaja con su personalidad.

Mientras que los tacaños odian gastar apenas un poco de dinero, la gente que es economizadora está más interesada en el placer que consiguen de ahorrar el dinero.

Para ellos, la libertad financiera es más una forma de vida y una meta a largo plazo. Sus vidas giran menos en torno a las cosas materiales y más en torno a la independencia financiera.

Si bien la atención de este tipo de ahorradores se centra en el consumo, el ahorro también puede proporcionar alegría y satisfacción, de esta forma la sensación de que la seguridad financiera no es un destino, sino un viaje de por vida con una trayectoria positiva.

Es por eso que los ahorradores felices suelen ser independientes y despreocupados con las presiones sociales para conducir un coche más llamativo o tener los últimos dispositivos inteligentes.

De los cuatro tipos de ahorradores que existen, ser un economizador no es algo malo.

Pero, podría convertirse en un problema para ti y para tus amigos, familiares y allegados, en especial si empiezas a ser más de un tacaño que un economizador.

Así que si eres este tipo de ahorrador, te recomendamos no dejar de vivir por debajo de tus medios. Recuerde que está bien gastar dinero en las cosas que le traen alegría en la vida.

  1. El acaparador de alimentos

Este tipo de ahorrador es uno de los más comunes en el mundo, y su filosofía es “Cuanto más compre, más ahorro.”

Aunque es una filosofía, puede no ser siempre cierto, de hecho, tienden a comprar todo de en grandes cantidades y aunque esta es una gran manera de ahorrar dinero en ciertas cosas, no son siempre la mejor decisión.

Flat diseño de hombre ahorrador

Así que no todo se debe comprar a granel, porque en realidad no siempre es la mejor oferta.

La mejor forma de lidiar con el pensamiento de un acaparador de alimento es entender cuándo debe comprar a granel y cuando es mejor comprar en cantidades más pequeñas.

Por eso, cosas como el espacio de almacenamiento, la vida útil y el costo real por unidad son importantes a considerar antes de lanzarte a comprar todo por bulto.

Y recuerde, como acaparador es importante saber que cuando gastas dinero en cosas que no vas a usar o consumir, eso es dinero que podría haber sido puesto en ahorros.

  1. El coleccionista de cupones

No es difícil adivinar la filosofía de los coleccionistas de cupones, son de los que te dicen que “Me encanta recibir más por menos“.

Aunque esta es una gran mentalidad para tener si estás tratando de ahorrar más dinero, pero el asunto más preocupante es que este tipo de comportamiento también puede ser una adicción.

Lo cierto es que este es uno de los tipos de ahorradores que realmente no quiere comprar algo simplemente porque está a la venta si puede adquirirlo por un cupón.

Una de las formas de combatir con el subconsciente para no caer ni convertirnos en el coleccionista de cupones es repensar tus hábitos de gasto y por qué te encanta usar cupones y obtener descuentos.

Otra forma es tratando de planificar tus compras y como comestibles, sólo comprar lo que está en tu lista.

Así que si puedes ahorrar en esos artículos que no están en tu lista pero que aparecen con un cupón de descuento, sería genial, por eso no compres nada más sólo porque puede obtener un descuento de eso.

Entonces, ¿cuál de todos estos eres tú? Si no eres un gran ahorrador pero te entusiasma la idea, esperamos que estos cuatro tipos de ahorradores se conviertan en el camino que no deseas tomar en cuanto a decisiones financieras importantes.

Si conoces otro tipo de ahorrador, déjalo en los comentarios cómo es y cuál sería la filosofía que los guía en ese mundo de restricciones financieras, me encantará leer sobre lo que opinas.