Mucho antes de que sea muy notorio el embarazo y mejor si apenas estás en el proceso de planificación familiar, aprende cómo prepararte financieramente para cuando venga tu primer hijo y no permitas que la sorpresa te arruine los planes económicos.

Por eso, he elaborado este plan de nueve meses para todos los padres responsables que creen que la venida de un nuevo miembro de la familia, es la mejor noticia que podrías recibir.

Primer mes: Reduce la deuda de las tarjetas de crédito

Si ya lo tenías en tus planes de corto plazo, entonces que la noticia del embarazo sea el punto de aceleración de los pagos de esas deudas.

El primer trimestre es el momento ideal para limpiar tus finanzas y un buen lugar para empezar son las tarjetas de crédito.

Los saldos elevados cuestan cientos de intereses anuales y quizás ese dinero lo necesitarás para nuevos gastos, así que mantener deudas recurrentes como préstamos, hipotecas y tarjetas de crédito son un gran obstáculo ante la capacidad financiera de tu creciente familia para obtener préstamos adicionales que posiblemente requerirás con la llegada del nuevo miembro.

Por ello, considera la posibilidad de transferir tu saldo a una tarjeta de crédito con una tasa de interés más baja, guarda los recibos y crea un nuevo presupuesto.

Segundo mes: Actualiza los beneficiarios

Revisa y elimina a los beneficiarios obsoletos de tu plan de seguro de vida, si tienes uno, especialmente si cuando firmaste este contrato eras una persona soltera.

Por ello, siempre que hay un cambio de estilo de vida importante, es necesario mirar las declaraciones de los beneficiarios, en el caso de que sean tus padres, hermanos, o incluso un novio o novia mayor que ya no pasan a ser parte de tus prioridades, o al menos, no se comparan con un hijo.

Tercer mes: Comprueba tu crédito

Incluso si pagas tus cuentas a tiempo cada mes, los errores pueden deslizarse en tu informe de crédito.

Para ahorrar tiempo que necesitarás en el futuro y agravación mediante la corrección de errores, en este mes, cuando tu vida es relativamente sana, dedícate a comprobar tu informe de crédito.

Un registro limpio es particularmente importante para los padres que se encuentran en la gran espera, ya que pronto podrían estar en el mercado para una casa o un automóvil más grande.

Por ello es sumamente imperativo que conozcas todos los números y este sería el último mes en que finalmente podrías realizar un presupuesto, donde el registro de cheques, los estados de cuenta de la tarjeta de crédito, los recibos y facturas te darán los números que necesitas para comenzar.

Pero tu objetivo no es simplemente conocer tu crédito sino ahorrar dinero regularmente y al crear un nuevo presupuesto, puedes incluir los próximos costos de crianza para que los tengas en cuenta, de esa forma podrás planificar para poder proporcionar a tu bebé los conceptos básicos como alimentos, ropa, vivienda, transporte y cuidado de los niños.

Cuarto Mes: Hacer un amigo en Recursos Humanos

Obtén la información completa sobre los beneficios de maternidad o paternidad que manejan en la oficina de recursos humanos.

Dependiendo de donde te encuentres, puedes tener semanas libres con o sin paga y puede que no sepas que tu empleador esté obligado por la ley a facilitarte una porción habitual de tus beneficios de atención médica por el tiempo que dure el embarazo.

Además de hacerte amigo de alguien de recursos humanos, el cuarto mes es ideal para practicar la austeridad y como en el mes pasado estableciste un nuevo presupuesto, ahora es el momento indicado para ponerlo a prueba.

En el segundo trimestre del embarazo es necesario que te asegures que estás poniendo algo de distancia a los gastos superficiales, para ello, comienza a asignar fondos para compensar la pérdida de ingresos de cualquier licencia de maternidad no pagada.

Quinto mes: Concientización y justificación de costos.

Cuando llegue el bebé, ¿volverás a trabajar o te quedarás en casa? No necesitas tomar esta decisión en este momento, pero debes programarte para ello.

Así que puede que quieras mantener los beneficios que te ofrece tu empleo a largo plazo, y de esa forma no comprometas las pensiones, los beneficios o la trayectoria profesional.

Pero por último, debes saber si existen factores psicológicos que puedan influir en tu decisión de quedarte en casa después del nacimiento del bebé: ¿Ambos disfrutan de su trabajo y sienten que es importante continuar? ¿Será mejor para tu familia tener un padre en casa?

Conociendo de antemano cuál será la decisión, podrán comenzar a concientizar y justificar los costos.

Sexto mes: Guardería y seguro de vida

Si planeas regresar al trabajo, tu segundo trimestre es un buen momento para evaluar las opciones de cuidado de niños y guarderías, y mencionamos el sexto mes porque puede que tu energía disminuya y la movilidad se vuelva complicada.

Para obtener el máximo provecho de tu dinero, revisa las referencias de las niñeras o confirma que los administradores de guarderías tienen títulos en la educación de la primera infancia, que los empleados reciben capacitación para el desarrollo del niño y los cuidadores no van y vienen anímicamente.

Ten en cuenta el gasto y anótalo en el presupuesto que estás armando para cuando nazca el bebé.

Adicional a la guardería, otro aspecto importante que debes tener en cuenta es comprar un seguro de vida.

La mayoría de los padres primerizos deben asegurarse entre seis a ocho veces la cantidad de su salario bruto anual para cubrir el dependiente anticipado que requiere este tipo de pólizas, por ello agrégalo en los gastos que necesitarás y ahorra en el futuro.

Séptimo mes: Escribe un testamento

A pesar de que puede ser detestable para decidir quién criaría a su hijo y administraría sus finanzas si ambos padres mueren, es más fácil escribir un testamento y elegir un tutor antes de que el bebé nazca.

Una pareja es menos emotiva antes de que nazcan los niños y es una decisión inteligente que asegurará el bienestar del pequeño ante cualquier situación irregular.

Octavo mes: BabyShower

La benevolencia de los amigos puede ser de mucha ayuda financieramente, ya que te regalarán un montón de cosas en honor a la llegada de tu bebé.

Así que no solo tú te preparas para este gran momento, tus amigos también están ocupados organizando babyshowers sin que lo sepas y en este tipo de eventos, las personas tienden a ser increíblemente generosas cuando un niño nace, por lo que puede que quieras ver lo que recibes antes de comprar cualquier cosa, lo que te permitirá ahorrar en eso que ya le obsequiaron al bebé en el Baby Shower.

Noveno mes y más allá

Cubre a tu bebé con una póliza de seguros, la mayoría de las compañías de seguros de salud permiten a los nuevos padres 30 días después de la entrega del contrato para agregar a su recién nacido a sus seguros.

Una vez que un bebé se une a la familia, tus vínculos como pareja se extenderán en direcciones nuevas y diferentes, ayuda a reforzarlos ahora con las medidas necesarias para ser financieramente solvente en los meses venideros al nacimiento.

Al seguir todos estos pasos, no va a tener problemas para manejar las finanzas cuando venga tu primogénito. ¿Tienes algo que te gustaría comentar? Déjalo en los comentarios para que así yo te pueda contestar y aprender de vos.