Si tienes un gran objetivo o proyecto que deseas llevar a cabo y está buscando fuentes de dinero, probablemente estás empezando a considerar las típicas vías de conseguirlo: tarjetas de crédito, préstamos de amigos y familiares, préstamos hipotecarios y posiblemente tenga más fuerza un préstamo personal, pero antes de que te lances de lleno a solicitar alguno de estos, hay un montón de cosas que debes considerar.

Si nunca has oído hablar de este producto financiero, no es algo tan difícil de deducir, así que para poder saber cuándo es el mejor momento para pedir un préstamo personal, te recomiendo echar un vistazo a los detalles que mencioné a continuación. Hay también un artículo que hablo acerca de 6 cosas que debes saber antes de sacar un préstamo personal.

¿Qué es un préstamo personal?

Como su nombre indica, los préstamos personales son un tipo de crédito que los consumidores toman por una variedad de razones personales.

A diferencia de hipotecas o préstamos para automóviles, los préstamos personales no están destinados a un propósito específico, así que en teoría podrías tomar un préstamo personal por cualquier razón que desees.

Y una de sus características es que son préstamos a plazos, es decir, si te aprueban un préstamo personal, recibirás una suma global de efectivo por adelantado, entonces el banco o proveedor del dinero esperará que lo pagues en cantidades fijas sobre una base mensual, hasta que el plazo del préstamo termine.

Además, debido a que los préstamos personales no están garantizados, sus tasas de interés suelen ser más altas que otros productos financieros similares. Sin embargo, sus tarifas son generalmente más bajas que la mayoría de las tarjetas de crédito.

Pero, no cualquiera puede obtenerlo, en muchos casos la entidad bancaria revisa junto a la solicitud, que el cliente tenga un buen historial crediticio para poder calificar a otorgarle un préstamo personal. Así que si no tiene una puntuación de crédito decente, es posible que tengas que buscar otras opciones para financiar su compra o actividad.

Por otra parte, los préstamos personales pueden ser una opción viable en una variedad de circunstancias, algunos prestamistas (bancos o particulares) querrán saber la razón de la solicitud y hasta limitar si lo mereces, de acuerdo a que esa razón sea legal.

¿Cuándo es el mejor momento para pedir un préstamo?

Pese a la limitación que algunas entidades imponen, obtener un préstamo personal es fácil y escoger tu proveedor se resume en comparar las tasas de diferentes bancos y obtener el que tiene la mejor tasa de interés.

Si bien la solicitud de préstamo personal es fácil, buscando el mejor momento para solicitar uno es el más difícil. ¿Cómo sabes si es el momento de pedir dinero prestado a los bancos? Afortunadamente, hay indicadores que pueden decirte cuándo es el momento perfecto para obtener un préstamo personal. ¿Cuáles son los casos en que obtener un préstamo personal es la solución perfecta para sus males?

#1 Reembolso de otro préstamo con mayor interés

Los expertos dicen que el préstamo de dinero para pagar otra deuda no es recomendable, ya que no le liberará totalmente de sus obligaciones financieras.

Sin embargo, un caso en el que puedes eludir esta regla es cuando tienes una deuda pendiente y el interés de obtener otro préstamo personal para liquidar esta, te ahorrará mucho.

Así es, si piensas que el nuevo préstamo personal te permitirá ahorrar la tasa de interés porque tu préstamo existente tiene un mayor interés, entonces no dudes en obtener uno. Cuando hayas terminado con tu préstamo, puedes obtener un buen historial de reembolso con tus préstamos y puedes al instante aumentar tu puntaje de crédito.

#2 Consolidación de la deuda

Si te has metido en una zanja donde tienes que enfrentar múltiples deudas de diferentes acreedores, entonces tienes dos opciones: un milagro evitará que el golpe sea menos a la hora de pagar las deudas poco a poco, o resolverlo todo de una vez con un préstamo personal.

Afortunadamente, ambas opciones son posibles cuando se aplican para un préstamo de dinero en efectivo, puedes pagar todas sus deudas y sólo resolver una sola deuda unificada con un solo interés; a estas acciones se le conoce como ‘consolidación de deudas’ y puede utilizar un préstamo como un instrumento de reembolso de todas tus deudas actuales. Con la consolidación de deudas, no verás más las fechas de vencimiento e intereses variables, ya que puedes optar por pagar una gran deuda y todo lo demás se resolverá.

#3 La matrícula para la educación superior

Estudiante mirando al pizarron

En algún momento de tu carrera, puedes empezar a sentir que necesitas subir de escalón académico e incrementar tus conocimientos. A veces, la mejor manera de hacerlo es inscribirse en una nueva carrera o cursar estudios superiores.

Sin embargo, puede que no seas capaz de lograrlo por tus actuales responsabilidades financieras y pagar una matrícula, está fuera de discusión.

Este puede ser un buen momento de pedir un préstamo personal, ya que con éste, puedes pagar tu matrícula por adelantado y sólo te preocuparás por estudiar (y pagar la deuda, por supuesto).

Por eso obtener un préstamo para seguir tus sueños de ir a la escuela de posgrado puede darle un impulso a tu carrera, lo que significa que el préstamo personal es una buena idea.

#4 Pagar una boda

Pareja contenta brincando

Cualquier evento grande, como una boda, califica como una buena idea para obtener un crédito personal, ya que si no, terminarías poniendo todos los cargos asociados en tu tarjeta de crédito sin poder pagarlos dentro de un mes.

Un préstamo personal para un gran gasto como éste podría ahorrar una cantidad considerable en los cargos de interés, siempre y cuando tenga una tasa más baja que la que te ofrece la tarjeta de crédito por cada consumo que realizas.

#5 Para mejorar tu crédito

Cuando tomas la decisión de mejorar tu historial crediticio, entonces es una buena opción solicitar un préstamo personal, ya que esto podría ayudar a tu puntaje de crédito de dos maneras.

En primer lugar, si tu informe de crédito muestra principalmente la deuda de tarjetas de crédito, un préstamo personal podría ayudar en tu “mezcla de cuenta”, y, aunque no lo creas, tener diferentes tipos de préstamos es a menudo favorable para tu puntaje.

En segundo lugar, puedes reducir tu tasa de utilización de crédito, la cantidad de crédito total que estás utilizando en comparación con tu límite de crédito. Cuanto menor sea la cantidad de crédito total que utilices, mejor será tu puntaje. Y tener un préstamo personal aumenta la cantidad total que tiene disponible para usar.

Los préstamos personales pueden ser útiles, dadas las circunstancias adecuadas, asegúrate de consultar con una institución financiera de confianza y sopesar las opciones que te ofrecen.

Además, ten en cuenta que no deberías pedir un préstamo personal cuando lo necesitas para adquirir algún bien de consumo, ya que estos se traducen inmediatamente en gastos, por lo que el ahorro podría ser incluso mejor en casos similares.

Tampoco es una buena opción cuando estamos en pánico financiero, ya que para eso debes tener un plan de contingencia que actúe como amortiguador y no socorrer en gastos que después no puedas pagar.

Lo cierto es que los préstamos personales son grandes herramientas financieras que pueden ayudarle a lograr la libertad financiera, siempre que sepas cuándo es el momento indicado para solicitarlos. Déjame saber tus experiencias abajo en los comentarios para poder conocer mejor tus experiencias.