Muchas culturas establecen entre sus fines la educación financiera para niños, lo que es un tema muy importante ya que este ayudara al niño a tener conciencia de sus gastos y cómo administrarlos. Es allí donde entran las finanzas y el objetivo en la vida diaria de las personas, a los niños se les debería enseñar con métodos sencillos, claro y adecuados para su edad acerca de este término, como emplearlo y los beneficios que tienen.

Es por ello que no hay que esperar que esta se le sea enseñada en la escuela, es bueno comenzar desde casa con pequeños juegos, el monopolio es un buen ejemplo, donde el pueda entender cómo funcionan, y la probabilidad que existen para que sean ellos mismo los que se enriquezcan a través de estas.

El Monopolio, finanzas a través de juegos

Uno de los mejores en el que los niños pueden aprender sobre educación financiera es el conocido Monopolio o Monopoly (en su versión en inglés), no solo por que se pueden comprar los lugares, sino porque le ayuda a ahorrar y meditar sobre lo que realmente necesita. Un niño que compra todas las estaciones, calle y servicios en los que cae no está haciendo uso consciente de su dinero, es allí donde los padres pueden ayudar.

  • Pregúntele al niño que compraría con el dinero. Saber cuáles son sus aspiraciones y deseos ayuda a entender sus acciones y diferenciarlos.
  • ¿Qué harías con esa avenida? ¿Solo cobrarías el servicio y nada más? ¿Lo guardas para luego comprar algo más? Preguntas sencillas ayudan a que el niño piense más allá de solo adquirir, para que luego pueda invertir en otras compras o en ganancia total.
  • Si este pide un préstamo al banco averigüe como va a pagarlo, que colocaría de garantía para que se dé el crédito.

Estos son solo algunos de los consejos que ayudan a entender como el niño se mueve con sus finanzas, establecer junto con el cuáles son sus deseos y necesidades es importante, ya que el pequeño debe tener en cuenta sus necesidades antes que los gustos. Es allí donde entran los gastos fuera de presupuesto y qué hacer cuando estos se presentan.

Establecer objetivos

Los objetivos en el presupuesto son importantes, ya que ayudan a que se sepa en qué se va a gastar el dinero o para que esta destinado. Esto es un concepto fácil de entender para los niños, ya algunos desde muy pequeños quieren o desean algo, es allí donde los padres pueden hacer la diferencia y ofrecerles métodos de ahorro que les ayuden en el cumplimiento de sus objetivos.

Ahorrar por objetivos es muy sencillo para los niños y el padre puede invertir en estos, comprarles o regalarles una alcancía(hucha, pig bank) donde puedan ir ahorrando para ese objetivo, en el caso que sea la compra de algún objeto u otro caso, le ayuda a evitar gastos en compras que no están en su presupuesto.

  • Enséñele los beneficios de tener una alcancía, ya sea obteniendo una también y evitando gastos, o ayudándolo a comparar precios y como puede llegar a su meta.
  • Es importante que aprenda a tomar decisiones, una vez que desee abrir la alcancía para comprar lo que desee, un videojuego o muñeca, pregúntele si es lo que desea. Mantenga esta actitud si este desea gastarlo en algo diferente.

Es de esta manera que el niño aprenderá sobre educación financiera y no solo ahorrar, sino también a tomar decisiones sobre aquello en lo que va a invertir el dinero ahorrado. Momento en el cual el padre puede enseñarle los diversos procesos de compra, inversión y como llegar a una ganancia máximo.

Desde la casa hasta el puesto de limonadas

La educación financiera para niños en el hogar es muy importante, una buena educación en valores y compromisos ayuda a desarrollar una buena conciencia, crear un joven crítico y reflexivo sobre las decisiones que toma. Es allí donde las finanzas deben hacer aparición, unido a todos los elementos anteriores el hogar es el primer sitio donde se deben establecer ejemplos, siendo los padres quienes representan esa figura que a través del manejo propio que hagan de las finanzas personales.

  • Pedirle que ayude en ciertas tareas del hogar es bueno, aunque se recomienda que la remuneración no se dé por todas las actividades que realice, al igual que la cantidad debe ser acorde a lo realizado. Esto para evitar que las tareas se vuelvan solo un negocio.
  • Si va a comprar puede enseñarle sobre los precios y variedades en cuanto a la calidad de los productos y el precio, esto le enseña a diferenciar los costos para el ahorro e inversión adecuada del dinero.
  • Si los hijos cuentan con la conocida mesada es importante enseñarle desde un inicio como ahorrar, aclarándole que si el padre no posee el dinero ese mes debe esperar. Esto es importante ya que le enseña a los pequeños que los padres no son arboles de dinero o tienen acceso a dinero todo el tiempo.
  • Ayúdelo si el niño decide montar un puesto de ventas, en el proceso puede darle tips para tener más clientes y sobre la ética de trabajo.

Cada uno de estos consejos ayuda no solo en la educación financiera para niños, sino a enseñar a los más jóvenes a ahorrar aquello que se les regala, se les da por alguna actividad o lo que ganan en ventas. Pero son los padres quienes marcaran el ejemplo para ellos, si la familia no se administra y vive gastando el dinero sin pensar o plantearse objetivos, el niño o joven aprenderá esta conducta y la practicará diariamente, lo que llevara al despilfarro del dinero.

Es por ello que se les debe enseñar desde temprana edad sobre el ahorro del dinero, no solo para su interés propio si no para aprender que todo cuesta y nada es gratis. Usando juegos como Monopolio, el niño aprende tanto el proceso de ahorro como los beneficios que se obtienen de las compras.

Comentarios de Facebook