Cómo prepararse para tener una jubilación tranquila? Llegar a una jubilación segura es el sueño de muchos. Pero para alcanzar un sueño en sí, hay que realizar varios pasos que no pueden ser omitidos. Hemos trabajado toda nuestra vida para al final poder descansar y disfrutar de los beneficios que nos ha traído toda nuestra vida produciendo, pero si no nos preparamos adecuadamente será difícil mantener el estilo de vida que llevábamos antes de empezar todo esto.

Llevar a cabo la jubilación

También hay que tomar en cuenta un factor: No todo es dinero. Llevar a cabo una jubilación para todos nosotros también es un factor psicológico fuerte. Las personas que se dictaminaban por sus carreras o por sus ingresos pasan a estar en un estado intranquilo, nuestras relaciones entre pareja y familiares se intensifican por lo tanto también las obligaciones con respecto a ellas, la rutina se rompe y empieza un nuevo modo de vida completamente diferente.

No jubilarse de pleno

Así que lo primero que recomendamos para prepararse para la jubilación es simplemente no jubilarse de pleno. Considere empezar a trabajar medio tiempo en vez de tiempo completo durante un par de años y finalmente trabajar solo por encargos o de manera propia cuando tú lo creas necesario. Eso acondicionara poco a poco a su mente a dejar de depender tanto de la vida laboral y empezar a pasar a un estado mucho más acorde con estar jubilado.

Tomar en cuenta los ingresos

Lo segundo a tomar en cuenta es los ingresos. Dado a el aumento del máximo de vida de una persona, siempre hay que tomar en cuenta que puede pasar mucho tiempo antes que ya no necesitemos dinero. Pasar una gran cantidad de tiempo sin un plan del ingreso que devengaremos es un gran riesgo: Recuerden que debemos tratar de mantener nuestro nivel de vida actual. También debemos enterarnos de los planes de seguro social, pensión, etc. que hay en nuestro país para poder calcular a la perfección el dinero que devengaremos. Tenemos que tomar en cuenta que ganaremos ahora menos de lo que lográbamos hacer mientras trabajábamos, por lo tanto, hay que tratar de encajar esa cantidad de dinero en nuestro nuevo estilo de vida.

Establecer un plan de ahorro

Establecer un plan de ahorro es nuestro tercer paso. Dado que no generaremos los mismos ingresos que ahora, empezar desde mucho atrás a ahorrar para nuestra jubilación es una conducta sabia. Tratemos de asesorarnos económicamente para los mejores planes de ahorro o en caso contrario de inversión, con lo cual podamos empezar a generar dinero para cuando llegue el momento. Nuestros ahorros determinaran la parte faltante de nuestros ingresos que no devengaremos por lo tanto entre mejor sea nuestro plan de inversión o ahorro, mejor será nuestra vida después de jubilados.

Calcular lo necesario

Ya que empezamos a ahorrar, es recomendable como cuarto paso calcular lo necesario. Si queremos mantener un estilo de vida como el actual debemos asegurarnos que todo este adecuado para enfrentarnos ante un imprevisto. Debemos calcular la cantidad de dinero que gastamos mensualmente y multiplicarlo por la cantidad de tiempo que estimamos durara nuestra vida.

En promedio los economistas recomiendan un ahorro suficiente para poder asegurarnos 25 años de vida, dado que nada más en gastos comunes el 4% de nuestros ahorros tiende a irse. Es importante tomar en cuenta estos datos. Si nuestro cónyuge es al menos 10 años menor que nosotros, también deberíamos tomar en cuenta un ahorro un poco mayor, ya que la mayoría de nuestros beneficios serán trasmitidos a ellos cuando no estemos.

Empezar a gozar del servicio

Ya habiendo establecido todo esto, es hora de según la legislación de nuestro país, buscar los requisitos para empezar a gozar del servicio de seguro social que puede ofrecer nuestro país. Debemos empezar a realizar los trámites y tener en cuenta lo que exige en cantidad de años laborales para poder obtener dicho beneficio. Varios países tienen legislaciones diferentes en cuanto a la forma de lograr esto y puede tomarnos mucho tiempo encajar todo lo requerido por dichos marcos jurídicos para poder devengar los beneficios. Por lo tanto es bueno informarse y empezar a realizar todo lo necesario.

Ya habiendo obtenido la información para los beneficios de tu seguro social, es hora de que coordines con tu conyugue. Algunas legislaciones contemplan la posibilidad de que el conyugue obtenga beneficios conyugales a pesar de no cumplir con la cantidad de años necesarias para devengar los beneficios de seguro social, así que es bueno poder también informarse de esta área y así tener un conocimiento más completo.

Como último paso viene el establecimiento. Recordemos que vamos a pasar a un modo de vida mucho más simple, por lo tanto, debemos adecuar nuestras necesidades a ello. Mudarse a lugares mucho más tranquilos y llevaderos es una recomendación muy grata y adecuada dada por psicólogos e inversionistas, con el fin de que nuestra mente se mantenga mucho más tranquila.

Comentarios de Facebook