En un mundo perfecto, todo el mundo no tendría ningún problema viviendo dentro de sus ingresos; todos tendríamos poca o ninguna deuda y un montón de dinero reservado en ahorros. En el mundo real, es una circunstancia que a veces muy triste no saber ni ahorrar o pagar deudas.

Y casi siempre la imposibilidad de hacer una cosa o la otra se debe a cosas que suceden por emergencia y no podemos prevenir, como por ejemplo, tu hijo se rompe una pierna y una enorme factura médica es el resultado esta emergencia.

O cuando el coche muere, el techo vuela de la casa en una tormenta, y de repente no tienes ahorros y una montaña de deuda por la que preocuparte. Si estás en esta situación, entonces este artículo es para ti.

¿Ahorrar o pagar deudas?

No hay una respuesta de talla única que sirva para respondernos a todos, ya que esto depende de cuánto hayas conseguido lograr para equilibrar tu presupuesto personal, si es que tienes uno. Así que si, por ejemplo, quieres entrar en la jubilación libre de deudas, pero centrarse en el pago de las deudas podría significar que tienes que sacrificar tus ahorros de jubilación, entonces se vuelve una decisión difícil.

Pagar deudas y ahorrar dinero son metas financieras muy importantes, pero ¿qué es más difícil? Muchas personas piensan que ahorrar es lo más difícil de hacer y pagar la deuda, es algo a lo que ya se sienten acostumbrados.

Y viéndolo desde el punto de vista del hábito que se ha convertido pagar deudas y generar cada vez más deudas, entonces el “ahorro es más difícil” de las dos cosas por hacer.

Principalmente porque los objetivos finales que nos planteamos al momento de querer ahorrar siempre parecen tan arbitrarios y flexibles, mientras que con la deuda hay un monto sólido casi constante que te dice “esto es exactamente la cantidad que tienes que pagar”, y que una vez que lo pagues, se ha ido ese anuncio de algo que tenías que hacer de forma muy sencilla (pagos mínimos).

Aunque, ahorrar tampoco es que parece tan catastrófico para tus finanzas como estar todo el tiempo consciente del pago mínimo de la deuda, a pesar de que es bastante importante.

Y en términos fácticos, la deuda casi siempre te cuesta más dinero a largo plazo, fácilmente puedes ver que es cierto cuando comparas lo que compraste a través de una tarjeta de crédito y cuanto es lo que terminarás pagando calculado por la tasa de interés de tu banco frente a dicha tarjeta de crédito.

Así que por esta sola razón, el pago de la deuda siempre lleva las de ganar cuando se compara con el ahorro. Pero esto no debe decirte que es lo único en lo que deberías centrarte, ya que sería la decisión más errada para poder ser estable y seguro en cuanto a las finanzas de tu vida.

El problema de pagar sólo la deuda

Como te venimos diciendo, pagar la deuda puede ser tu prioridad pero no debe ser lo único que decidas hacer. Si pagas tu deuda primero y no pones el dinero en ahorros, entonces no tienes nada más que el saldo positivo en tus tarjetas de crédito, que cambiará inmediatamente cuando surja una emergencia financiera.

Por desgracia, el uso de tus tarjetas de crédito para financiar una emergencia sólo hace más difícil pagar la deuda. Así que utilizar todos tus ahorros para la jubilación para pagar enteramente una deuda tendrá consecuencias negativas.

Es por esto que existe un gran inconveniente con pagar sólo la deuda, ya que cuanto más tiempo esperas para empezar a ahorrar, más tendrás que dejar de lado cada mes para cumplir con tu objetivo de jubilación o simplemente por querer comprar algo que supera el límite de tu tarjeta de crédito.

Así que si empieza a ahorrar con anterioridad, obtendrás el beneficio de años y años de interés compuesto en tu inversión.

El problema de sólo ahorrar

Por otro lado, si ahorras únicamente y no te enfocas en pagar la deuda, terminas desperdiciando tus ahorros (dinero) en intereses de las tarjetas de crédito.

Puesto que las tasas de interés de tarjetas de crédito son a menudo más altas que las tasas de interés de ahorro, terminas gastando más dinero en el interés de la deuda de lo que ganas en tu inversión.

El otro problema con solamente ahorrar es que te arriesgas a entrar a tu futura jubilación o retiro con una deuda que te acortará la tranquilidad que debes tener para ese momento.

Así que tendrías que vivir o incómodamente y pagar su deuda o volver a trabajar hasta que pueda pagar sus tarjetas de crédito. Por lo que no puedes solamente ahorrar y depender de hacer pagos mínimos de por vida, no es la mejor opción para la estabilidad económica de nadie.

Cuándo ahorrar puede ser más importante

Si no tienes un fondo de emergencia o algún ahorro de liquidez, puedes vivir rápidamente una emergencia y no contar con esta herramienta financiera, puede ser que tengas que endeudarte más para poder salir de ella.

Aunque te tome unos meses para construir un fondo de emergencia, este es ideal que cubra entre seis a doce meses de gastos de vida, por lo que puede tomar varios años para construir ese tipo de ahorros.

En el corto plazo, centrarse en la construcción de un pequeño fondo de emergencia de $1.000 puede ayudarte a cubrir muchas emergencias pequeñas como reparaciones del coche que de otra manera serían cargadas a su tarjeta de crédito.

Pero sin duda, una vez que tú inicias con la creación de tu fondo de emergencia, entonces puedes centrarte en pagar tu deuda.

También hay beneficios fiscales para los ahorros para la jubilación, ya que cierta cantidad de dinero puede (a menudo) resultar excluido de pagar un impuesto, dando por resultado una carga de paga de impuestos más ligera.

Desde un punto de vista financiero, si la tasa de interés de tu deuda es menor que la tasa de interés de tu ahorro o inversión, entonces obtendrías un mayor rendimiento ahorrando en comparación que pagando una deuda.

Este caso a menudo sucede con los préstamos estudiantiles de bajo interés, ya que aún cuando la deuda es deuda e incluso, esta es de tasa de interés baja, y pagarla disminuye tu patrimonio neto y te hace sentir cargado.

La respuesta es ambas

En última instancia, lo ideal es que consigas un equilibrio entre la cantidad que gastas en pagar la deuda y ahorros cada mes. No es prudente dejar por fuera cualquiera de estas soluciones financieras o dejar una por hacer la otra.

Por ejemplo, si tiene un extra ingreso de $1,000 cada mes, puedes poner $500 para su deuda y $500 para ahorrar.

Tener los ahorros acumulados para recurrir a voluntad de darte un poco de paz ante cualquier incidente, es algo muy recomendable. El hecho es, no importa qué estrategias utilices para centrarte, sólo no dejes que los elementos externos, la presión social o las compras innecesarias impidan que te apegues a tu plan financiero.

Es importante que hagas lo que es mejor para ti y tu futuro, independientemente de lo que pueda leer de otros sitios o escuchar de alguien más, solamente tú puedes velar por tu futuro

 

Comentarios de Facebook